Hipertensión arterial

tensiometro.jpg

La alta presión arterial o hipertensión es un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares coronarias. En la mayoría de los casos es genético, pero puede prevenirse llevando una vida sana y tomando el medicamento adecuado.

La angina de pecho, las cardiopatías isquémicas, los infartos miocardios o la muerte súbita, entre otras, son algunas de las enfermedades producidas por este mal.

Estas enfermedades son la principal causa de muerte en el mundo, ya que representan más de 7 millones de muertes al año, y la hipertensión arterial afecta alrededor de un billón de personas en el mundo, lo que representa el 20% de la población adulta mundial.

Prevención:

Años atrás se creía que aparecía solo en personas adultas, sin embargo esta enfermedad puede afectar a toda edad. Es importante diagnosticar a tiempo y mantener a los pacientes hipertensos controlados a través de la toma habitual de la presión arterial.

Luego, cuando se ha diagnosticado una hipertensión continuada es fundamental reorientar sus hábitos de vida de una forma más saludable como dejar de fumar, bajar peso, ejercitarse, buena alimentación, consumir poca sal y grasa, minimizar el consumo de alcohol y seguir una adecuada mediación según la prescripción de su médico.

Tratamiento:

Es importante tratar la hipertensión con medicamentos como piedra angular en la protección cardiovascular, a través de monoterapias o terapias combinadas. Los medicamentos tradicionales producen efectos secundarios como diabetes, aumento de triglicéridos y colesterol. En cambio los nuevos medicamentos son prácticamente neutros, es decir, tienen menos efectos colaterales.

Recuerde consultar con su médico siempre y siga los consejos que le da.