Grasas buenas

aguacate.jpg

Las grasas en su conjunto deben aportar no más de al tercera parte del total diario de calorías, y las grasas saturadas deben suplir no más del 10 por ciento. De colesterol no se debe comer a diario más de lo contenido en una yema de huevo, que es alrededor de 300 mg.

Las grasas saturadas son perjudiciales porque elevan, como ningún otro nutriente, los niveles de colesterol. Estas se encuentran sobre todo en las carnes rojas.

Algunas grasas insaturadas pueden dar al cuerpo humano un buen número de beneficio. Los productos vegetales y el pescado son los que más contienen este tipo de grasas.

La ingesta de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas puede reducir los niveles sanguíneos de “colesterol malo” o de baja densidad (LDL). El aceite de maíz es rico en grasa poliinsaturada.

Las grasas monoinsaturadas tienden a bajar únicamente el colesterol malo. Los alimentos que las contienen son el aceite de oliva, el de canola, el de girasol y el de maíz, en ese orden de preferencia.

Se recomienda comer pescado unas dos veces a la semana para prevenir las enfermedades cardíacas.