Las dietas

Woman Eating Burger

Estar a dieta está de moda, y hay personas que lo están siempre. Pero cuando alguien se pone a dieta deja de consumir un buen número de calorías, sin saber que el cuerpo humano está diseñado para defenderse en períodos de hambruna y por eso, en cuanto empieza a recibir menos nutrientes, disminuye automáticamente su metabolismo para que el proceso de desnutrición no se acelere. Estar a dieta de por vida es lo peor que puede hacer alguien que quiere bajar de peso y mantenerlo. Es común oir a las mujeres, y a los hombres, que están haciendo la dieta de la toronja o de la papaya para que les quede el pantalón del sábado, o el vestido de la graduación que es en tres días. No se dan cuenta de que con ello incluso están haciendo que su cuerpo tenga más dificultad para adelgazar. Y es que, ninguna dieta que no pueda hacerse para siempre es efectiva y buena para la salud.

Es importante recalcar que la persona que siempre está a dieta padece sin lugar a dudas de un desorden alimenticio, lo mismo que alguien con anorexia o con bulimia, entre otros. Y detrás de un trastorno de alimentación siempre hay un problema psicológico, como la ansiedad, la depresión, el estrés o la baja autoestima. En términos generales, al igual que sucede con los comedores compulsivos, el problema no se resuelve solo yendo al nutricionista, se debe buscar ayuda sicológica para sanar por completo al paciente, que como poco tendrá una imagen muy pobre de si mismo.

No existen dietas, ni medicamentos, ni ejercicios, ni mucho menos aparatos mágicos para adelgazar y mantener un peso adecuado. El secreto está en asumir un estilo de vida saludable que combine la actividad física con un régimen alimenticio completo y balanceado. No se debe poner tanta atención a los pesos ideales, porque estos se determinan a partir de promedios, y en muchos casos influyen factores como la constitución o factores genéticos que no colaboran para estar en tal o cual peso, lo ideal es que la persona se sienta bien como está y lleve una vida saludable, lo cual tarde a temprano la llevará a estar en el peso que genéticamente le corresponde.

Comer de más es un problema que puede afectar a familias enteras por sus preferencias en cuanto a alimentación o por llevar una vida sedentaria. La palabra dieta ya conlleva una connotación que desmotiva a las personas, es una pena que hoy día hay hombres y mujeres que se sienten culpables por haberse comido un pedazo de pizza y pueden llegar hasta a vomitarlo, cuando en realidad eso está bien dentro de un conjunto de alimentos. Lo imprescindible es desligar la comida del sentimiento, pues así empiezan los trastornos alimenticios, la persona clasifica alimentos como buenos o malos, algo que no existe. En el balance está la llave de un peso sano.