Alimentos que deben evitarse durante el embarazo

alimentos-embarazo

Debido a las modificaciones corporales naturales al embarazo (especialmente en la región del estómago y otros órganos digestivos, que se encuentra invadida por el útero), es posible que se produzca algún tipo de intolerancia en relación a alimentos que en otras circunstancias eran aceptados con facilidad.

1) Por lo general suelen causar molestias los alimentos y condimentos fuertes de todo tipo, alimentos fritos, salchichas, pescado ahumado o salado y pastelería muy elaborada.

2) Disminuir el consumo de todos aquellos alimentos de tercera categoría o sin valor nutritivo, desvitalizados, desmineralizados y desvitaminizados.

3) En una alimentación correcta hay que evitar o disminuir el consumo fundamentalmente de aquellas sustancias que contienen cafeína, que excitan y estimulan el organismo, sin alimentarlo. Cuando la madre bebe café, el nivel de cafeína en la sangre del embrión alcanza de inmediato el mismo que el de la madre; pero mientras que en la madre la cafeína es eliminada con el tiempo, en el embrión el proceso de eliminación es mucho más lento. La cafeína se ingiere a través del café, el té, del cacao y de las bebidas con cola. Tomada en cantidades interfiere en el crecimiento y el desarrollo del feto, provocando nacimientos de bajo peso y aumentando el riesgo de abortos espontáneos, además de inhibir la absorción de hierro por el organismo.

4) Conviene evitar también todos los alimentos en conserva o con preparación compleja, ya que cuanto más elaborada sea una comida, más se empobrece en elementos nutritivos a la vez que aumenta su contenido calórico.

5) Es conveniente reducir el consumo de platos muy condimentados; de carne cruda o poco cocida –recuerde que la toxoplasmosis se transmite del gato a la vaca– ; de alimentos que puedan producir intoxicación, como los mariscos, mejillones u ostras.

6) Alimentos refinados y elaborados industrialmente, usados para dar sabor y conservar, como también colorantes y aromatizantes; pastelería o repostería muy elaboradas.

7) Es aconsejable también reemplazar el azúcar por otro tipo de endulzantes como la miel o el azúcar integral.

8 ) En cuanto al alcohol, es prudente restringir su consumo en especial los tres primeros meses de embarazo –medio vaso de vino por comida puede significar un consumo moderado y no perjudicial para el bebé–. Es importante recordar que el alcohol pasa rápidamente a la placenta y que los problemas que implica una madre alcohólica son serios para el futuro bebé: un 20 % de los niños que tienen problemas mentales son gestados por madres alcohólicas.

9) Evitar el exceso de azúcar y de sal (recuerde que la mayoría de los alimentos contienen algo de sal).

10) Evitar aquellos alimentos que engorden.

11) Preste siempre atención a las etiquetas de los alimentos, si en ellas encontrara que el producto contiene grasas, colorantes, sal, aditivos, calorías en exceso, etc., consúmalos con moderación y “desconfianza”.