Todo sobre el embarazo: Los embarazos de las primerizas

El cuerpo materno debe estar lo más apto posible para la maternidad; y la mente, en especial la de las primerizas, tiene que estar liberada de temores excesivos que puedan entorpecer el disfrute de la experiencia de primeros movimientos del hijo.

Algunos especialistas creen que un embarazo planificado es mejor pues la futura mamá se prepara con antelación física y psíquicamente, Pero eso no significa que un embarazo sorpresivo constituya un problema: al contrario, puede tener además el deleite de las sorpresas.

Primeriza o no, se recomienda que antes de concebir un bebé, la mujer comience por una vista a su ginecólogo, quien tratará los eventuales problemas que puedan entorpecer la gestación. Así, el médico podrá tratar esos problemas y darles a los futuros padres suficiente información útil sobre fecundidad, cuándo dejar de usar los anticonceptivos, ovulación, etc.

El chequeo debe ser realizado en el momento adecuado antes que la mujer programe su embarazo, especialmente si tiene, por ejemplo, enfermedades crónicas como diabetes, lupus, hipertensión, entre otras.

A continuación le presentamos una serie de consejos e indicaciones que todos deben seguir. Además, nunca se olvide que sólo su médico le podrá dar respuestas personales. Confirme y busque la orientación de su médico.

Edad:
Si usted ya pasó los 35 años de edad, los exámenes antes de quedar embarazada son fundamentales para detectar la presencia de fibromas. Un chequeo completo permite detectar anomalías o infecciones. A partir de esa edad, existe la necesidad de informaciones complementarias como la evaluación del líquido amniótico para la detección de trisomía.

Fecundidad:
Normalmente la fecundidad promedio de la pareja es de 25% al mes. í‰sta disminuye en función de la edad de la mujer. Después de dos años, sin anticonceptivos y sin embarazos, vale la pena consultar a un especialista para realizar una evaluación de la pareja.

Hipertensión arterial:
Si usted ya es hipertensa y está bajo control, normalmente la gestación ocurrirá sin problemas, pero la opinión de un especialista es esencial. Posteriormente. El seguimiento será realizado en conjunto por el obstetra y el cardiólogo. Otro punto importante es la hipertensión gravídica que puede presentar complicaciones para la madre y el feto. Si se presenta en el primer embarazo, en el próximo podrá ser prevenida.

Enfermedades crónicas:
Sea cual fuere su enfermedad, es necesario que su médico le aclare detalles al respecto. Los casos de epilepsia, lupus, etc., necesitan ser tratados. Algunos medicamentos pueden influir en la formación del bebé.

Asma:
Es necesario siempre un control para un embarazo más tranquilo.

Bebidas alcohólicas y cigarrillo:
El alcohol, el tabaco y el embarazo no combinan. Lo mejor es suspender completamente su consumo. El alcohol puede causar anomalías fetales (fetopatías alcohólicas). El cigarrillo es perjudicial no sólo para el futuro bebé sino también para la madre.

Orientación:
Para tener un embarazo sin mayores contratiempos, todas la mujeres deben hacerse un cuqueo para garantizar un período de nueve m eses de mucha tranquilidad. Si el embarazo es programado, hay tiempo para tomar todas las precauciones. En eses caso. Es necesario que la futura madre verifique y aclare con su médico cuestiones como: abortos de repetición, embarazo después de un cáncer de mama, problemas cardíacos, antecedentes de cesárea, quiste ovárico, problemas de columna, necesidad del uso de cortisona, diabetes, enfermedades genéticas, renales, crónicas; fibromas, herpes genital; uso de medicamentos de partos prematuros; problemas en cuello uterino; peso; vacunación contra la rubéola; toxoplasmosis y vacunas.