Cómo respirar bien

respirar-bien

Respirar es función esencial del organismo. La vida misma empieza inahalando nuestra primera “ración” de oxígeno y termina cuando exhalamos por última vez. No hacerlo bien es una costumbre que afecta de forma casi desapercibida.

A menudo, pacientes que sufren enfermedades que implican algún tipo de dolor crónico no respiran de forma adecuada. Este es solo uno de los casos. La mayoría de personas con problemas de estrés tampoco respiran bien. Lo hacen aguantando la respiración por cortos períodos de tiempo sin darse cuenta, lo cual es probablemente una forma inconsciente de reaccionar al dolor, mas esto puede ser contraproducente, empeorando otros síntomas del sistema nervioso central relacionados con el estrés y la ansiedad.

Respire profundo
Hacerlo así oxigena su cuerpo, revitalizando órganos, células y tejidos. De la misma forma produce energía y mejora la concentración, a la vez que elimina toxinas y fortalece el sistema inmunólogico.

Estudios comprueban que respirar bien mejora la función intestinal, reduce el estrés, la tensión y la ansiedad al inducir una sensación de calma y relajación. Por otra parte, no respirar correctamente puede causar problemas en los sistemas inmunológico, circulatorio, endocrino y nervioso. También puede causar mareos, visión borrosa, ansiedad, dolor en el pecho, problemas digestivos y dolores musculares, entre otros.

La respiración y otras enfermedades
Quienes respiran de forma corta y rápida usando los músculos del pecho, en vez de hacerlo de forma lenta y profunda utilizando el abdomen, frecuentemente sufren de estrés. Por otra parte se ha relacionado el respirar inadecuadamente con la fibromialigia.

Este síndrome es común y usualmente quienes lo sufren tienden a la hiperventilación. Pacientes que han sufrido de asma tienden a desarrollar una respiración agitada, lo cual puede corregirse tomándose 15 minutos diarios de ejercicios disciplinarios.

Para ver si respira de forma apropiada, haga este ejercicio:
Recuéstese boca arriba sobre el piso y coloque su mano justo debajo de sus costillas, sobre el abdomen. Respire como lo hace normalmente. Ahora observe si es su pecho o su abdomen el que se eleva. Si es su abdomen y su pecho permanece relativamente plano, usted está respirando de forma normal. Si su abdomen apenas se mueve y su pecho en cambio es el agitado, usted necesita practicar lo siguiente:

Sobre el piso, boca arriba, coloque las manos sobre su abdomen e inhale con la nariz hasta contar a cuatro. Imagine que está inflando un globo en el estómago con el aire que entra a su cuerpo.

Aguante el aire por unos segundos. Ahora exhale lentamente por la boca contando hasta cuatro.

Imagine que está desinflando el globo en su estómago. Practique este ejercicio un mínimo de cinco minutos por lo menos dos o tres veces al día. Probablemente le cueste adquirir el ritmo pero con disciplina puede lograr respirar correctamente en poco tiempo. Recuerde que El respirar bien oxigena el cuerpo, restablece el ser.