Todo sobre la cirugía LASIK

lasik

La cirugía LASIK puede reducir o eliminar la necesidad de lentes correctivos – pero para algunas personas, la cirugía es demasiado arriesgada. Averigua si eres es un buen candidato para esta cirugía.

Si estás cansado de usar anteojos o lentes de contacto, puedes preguntarte si la cirugía de Queratomileusis Asistida por Láser In situ (LASIK, por sus siglas en inglés) es la adecuada para ti. Después de todo, la cirugía LASIK tiene un buen historial y la mayoría de la gente está satisfecha con los resultados.

Sin embargo, la cirugía LASIK no es la opción de corrección de la visión más adecuada para todos, y no está exenta de riesgos. Sigue leyendo para determinar si eres un buen candidato para este tipo de cirugía.

¿Cuándo es la cirugía LASIK una buena opción?

La cirugía LASIK es un tipo de cirugía refractiva del ojo. Durante el procedimiento, un cirujano crea un colgajo de la córnea, y luego utiliza un láser para remodelarla y corregir problemas de enfoque en el ojo. La cirugía LASIK es más apropiado para las personas que tienen un grado moderado de:

• Miopía, en la que ven claramente los objetos cercanos, pero los objetos distantes se ven borrosos.

• La Hipermetropía en la que se puede ver claramente los objetos distantes, pero los objetos cercanos están borrosos.

• Astigmatismo, que causa visión borrosa general.

El buen resultado de la cirugía depende de una cuidadosa evaluación de los ojos antes de la misma.

¿Es la cirugía LASIK apropiada para la presbicia?

A partir de los cuarenta años, la mayoría de los adultos han perdido la capacidad para enfocar objetos cercanos, lo que se conoce como presbicia, y se define como la dificultad para leer letras pequeñas o realizar otras actividades de cerca. La condición puede seguir empeorando hasta cerca de los 65 años.

Si tienes presbicia, la cirugía LASIK puede darte una visión clara a distancia, pero en realidad puede empeorar tu capacidad de ver objetos de cerca.

Para mantener tu capacidad de ver objetos cercanos, puedes optar por tener tu visión corregida con monovisión. Con la monovisión, se corrige un ojo para la visión de lejos, y el otro ojo se corrige para la visión de cerca. Sin embargo, no todo el mundo es capaz de adaptarse de tolerar una monovisión. Lo mejor es hacer una prueba con lentes de contacto antes de someterte a un procedimiento quirúrgico permanente.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía LASIK?

Al igual que con cualquier cirugía, la cirugía LASIK conlleva riesgos, incluyendo:

• Hipocorrección, sobrecorrección o astigmatismo. Si el láser elimina muy poco o demasiado tejido de tu ojo, no conseguirás la visión más clara que querías. Del mismo modo, la eliminación de tejido desigual puede dar lugar a mayor astigmatismo.

• Alteraciones en la visión. Después de la cirugía, puedes tener dificultad para ver de noche. Puedes notar deslumbramiento, halos alrededor de las luces brillantes o visión doble.

• Sequedad en los ojos. La cirugía LASIK produce una disminución temporal en la producción de lágrimas. A medida que tus ojos se curan, pueden sentirse inusualmente secos.

• Problemas en las solapas del ojo. Doblar o eliminar la solapa de la parte frontal del ojo durante la cirugía puede causar complicaciones, como infección, exceso de lágrimas e hinchazón.

¿Qué aumenta estos riesgos?

Tienes una mayor probabilidad de sufrir complicaciones por la cirugía LASIK si:

• Tienes una condición que puede afectar tu capacidad de curar. Las enfermedades que afectan el sistema inmunológico, como las enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus y otras) y enfermedades de inmunodeficiencia (como el VIH), aumentan el riesgo de cicatrización incompleta, infecciones y otras complicaciones.

Tomar un medicamento inmunosupresor también aumenta el riesgo de un mal resultado después de una cirugía LASIK.

• Ojos secos persistentes. Si sufres de ojos secos, la cirugía LASIK puede empeorar la condición.

• Tener problemas anatómicos. La cirugía LASIK puede ser inadecuada si tus córneas son demasiado delgadas, la superficie de la córnea es muy irregular, o si tienes una enfermedad en la que la córnea se adelgaza y se forman bultos gradualmente hacia el exterior en forma de cono (queratoconos).

La cirugía LASIK puede no ser una opción apropiada si tus pestañas tienen una posición anormal, tienes los ojos hundidos u otras condiciones anatómicas.

  • Tener una visión inestable. No eres elegible para la cirugía LASIK si la presión ocular es muy alta o la calidad de tu visión es fluctuante o está empeorando.
  • Estar embarazada o en periodo de lactancia. La visión puede fluctuar durante el embarazo y la lactancia, por lo que el resultado de una cirugía LASIK es más incierto.

¿Qué otras circunstancias hacen que la cirugía LASIK sea una mala elección?

También podrías reconsiderar la cirugía LASIK si:

• Tienes miopía severa. Si eres corto de vista y has sido diagnosticado con un error de refracción alto, los posibles beneficios de la cirugía LASIK no justifican los riesgos.

• Tienes muy buena visión. Si ves lo suficientemente bien como para no necesitar contacto o anteojos por buena parte del tiempo, la mejora de la cirugía no vale la pena el riesgo.

• Tienes pupilas grandes. Si tus pupilas son propensas a la apertura amplia por la luz tenue, la cirugía LASIK puede causar síntomas debilitantes como el deslumbramiento, halos, destellos de estrellas e imágenes fantasmas.

• Participas activamente en deportes de alto contacto. Si recibes regularmente golpes en la cara y los ojos, por ejemplo durante las artes marciales o boxeo, la cirugía LASIK puede no ser recomendable.

• La cirugía podría poner en peligro tu carrera. Para los trabajos que requieren una visión de precisión, no se aconseja pasar por ciertos procedimientos refractivos.

• El costo puede ser un problema. Muchos planes de seguro no cubren el costo de la cirugía de corrección de la visión.